• Navega al azar. Pulsa las flechas y deja que la fortuna te dispense un artículo.

    lunes, 7 de mayo de 2012

    Cómo enseñar a programar a un niño o niña de 8 años

    Vale, quien dice de 8 años puede decir de 6 o de 14. O tú mismo, que ya tienes algunos más. En general, a partir de los 8 años la propuesta que vamos a hacer es perfectamente asumible a cambio de un cierto interés y atención.

    ¿Por qué es importante aprender a programar desde niños?


    Simplemente porque tienen todo un futuro tecnológico por delante. Empezar a conocer los fundamentos de la programación les dotará de un conocimiento muy por encima del usuario informático medio. Por otra parte pensar en cómo resolver mediante un programa informático algunos retos les ayuda mucho a desarrollar la lógica, la concentración y la visualización de cualquier situación en la vida. En suma, les ayuda a resolver problemas lógicamente y a trazar planes sólidos respecto a cualquier cosa que se propongan. Aún más, tener la capacidad de visualizar una situación compleja y encontrar las diferentes posibilidades o alternativas es parte fundamental de eso que llamamos inteligencia.

    Podeis tener la seguridad de que los niños y niñas asimilarán rápidamente la idea básica de un lenguaje informático. Seguramente con mayor facilidad que un adulto.

    ¿Qué vamos a utilizar?


    Un programa informático libre y de código abierto que se llama Laby. Eso si, para hacerlo funcionar necesitareis un ordenador con sistema operativo Linux.

    ¿Qué no tienes un ordenador con Linux? OH-DIOS-MIO! ¡En qué mundo vives! Por favor, no hagas que tus hijos sean unos simples usuarios de Windows. Permíteles trastear con un sistema operativo robusto, seguro, fiable, libre, abierto y totalmente configurable. Instálate inmediatamente alguna distribución de Linux (mira aquí para saber más sobre Linux). Ubuntu, Linux Mint son ideales para quien nunca ha tenido una experiencia Linux. Si quieres aprovechar un ordenador viejo para que trasteen tus vástagos entonces te sugerimos encarecidamente que instales Lubuntu. No podrás creerte que tu vieja máquina funcione de esa manera tan bestial :-) Es importante que sepas que cualquiera de estas distribuciones Linux pueden instalarse junto a otro sistema operativo y que puedes arrancar el ordenador con cualquiera de ellos. Simplemente déjate guiar por el programa de instalación de Linux.

    Una vez que lo tengas o si ya usas Linux todo lo que tienes que hacer es buscar en "herramientas del sistema" el "Centro de Software", teclear Laby en el cajetín de búsquedas y pulsar "Instalar". Así de simple. Laby aparecerá entonces en el menú "Juegos".

    Una vez abierto el programa tiene este aspecto:


    La imagen corresponde a la versión traducida al español. Personalmente me gusta más trabajar en inglés y lo recomiendo, incluso para los niños. Arriba a la derecha donde pone "Idioma" (debería decir "Lenguaje") puedes elegir entre C y Python que son dos lenguajes de programación.  Justo debajo está el selector de niveles. Obviamente, conviene empezar por el primero o 0 que es una demo. Pulsa "ejecutar" y luego "Reproducir". La hormiga actuará según el programa escrito.

    Según vas avanzando aparecerá un espacio de ayuda con nuevos operadores que serán necesarios para resolver el reto.


    Y así seguirá aumentando la dificultad hasta que consigas superar los 10 retos básicos. Luego, según las versiones del programa, hay algunos extras.

    ¿No será muy complicado?

    Si partimos de cero en asuntos de programación puede parecer muy complicado pero en realidad es más sencillo de lo que parece inicialmente. Solo es cuestión de comprender para qué sirve cada cosa que se escribe en un programa. Son conceptos muy básicos pero es un auténtico placer resolverlos. En el caso de los niños cuando consiguen, por sí mismos o con algo de ayuda, resolver un reto la sensación de placer y felicidad que experimentan es dificilmente superada por cualquier juego de una consola.

    Además, la cuestión no es que consigamos hacer que una hormiga virtual se mueva y haga cosas. Es que el mismo programa que estás haciendo es el que podría mover cualquier robot. Por ejemplo, en vez de una hormiga podría ser un robot especializado en buscar bombas. ¡El programa sería muy similar!

    Así que vale mucho la pena.

    ¿Qué pasa si nos quedamos atascados?

    El placer de aprender algo nuevo e interesante también pasa porque ese placer se extienda a la necesaria investigación y estudio. Naturalmente puedes usar un buscador de Internet para intentar profundizar en el tema. Si lo que quieres es ayudar a tus hijos partiendo de la base de que no tienes ni idea siempre puedes ir un poquito por delante a la vez que aprendes. Naturalmente puedes instalarte el programa y superar los retos previamente. Puedes consultar información sobre C o Python y aprender muchas cosas interesantes.

    Por ejemplo, aquí tienes un magnífico sitio para aprender Python de una forma muy didáctica y práctica. Verás que es más fácil de lo que suponías.

    Aunque también te hemos preparado las soluciones a los 10 retos básicos. Ya sabes, no es la vía mejor... a no ser que te detengas a comprender el por qué de ese código. Pero por si acaso, para que nadie se frustre innecesariamente aquí están: soluciones a los retos Laby.

    Sobre todo: aprende y disfruta.

    No hay comentarios:

    Publicar un comentario en la entrada

    El Plus

    Conexiones



    El Twitter