• Navega al azar. Pulsa las flechas y deja que la fortuna te dispense un artículo.

    miércoles, 21 de octubre de 2015

    Dejar de fumar engorda

    No. Lo que engorda es todo lo que tragas en ese proceso.

    En realidad, dejar de fumar es curioso y pasan cosas. Si las conoces y las experimentas conscientemente, mejor para ti.

    A mi me gusta fumar. También es cierto que suelo fumar tabacos de calidad (algunos incluso huelen bien) y casi nunca en formato cigarrillo industrial. Pero me gusta. Y soy adicto a la nicotina. Y también me gusta. De hecho, me encanta la nicotina.

    Partiendo de esa base se entenderá que para mi, dejar de fumar es un experimento voluntario.

    Mucha gente deja de fumar porque está mal. O sea, por miedo a estar muy jodido. Pero también puedes dejar de fumar porque te da la gana. Eso es una mejor motivación.

    He explorado una vez más, voluntariamente, el proceso de dejar de fumar. Y ahora me apetece explicarte un poco lo que ocurre a modo de pequeña guía. Si te apetece leerlo, adelante.


    DEJAS DE FUMAR Y ENGORDAS

    Ya lo he dicho: NO. Dejar de fumar no engorda. Lo que ocurre es un fenómeno realmente interesante:

    De repente dispones de una enorme cantidad de energía

    Y eso, si no sabes qué hacer con ella termina exteriorizándose como nerviosismo y un mal humor que te cagas. Básicamente es el mal humor mañanero multiplicado por tres o cuatro. Porque el mal humor mañanero característico del fumador no es otra cosa que el exceso de energía disponible por la abstinencia nocturna.

    Entonces, como no sabes qué hacer con esa catarata de energía te dedicas a comer y comer hasta que el proceso digestivo requiera tanto flujo sanguineo que disminuya la circulación en el cerebro y el subidón de glucosa haga su parte como droga de la felicidad. Y ahí, sí... engordas.


    Y DE REPENTE FALTAN LLAVES

    No debemos perder de vista que la nicotina ocupa receptores destinados originalmente a la acetilcolina. No es sencillo determinar qué hace esa llave en esa cerradura porque en biología celular las cosas no son tan simples como en la vida física: una llave distinta en la misma cerradura puede provocar efectos diferentes.

    Lo que está claro es que la nicotina ejerce una acción benéfica y temporal sobre la memoria, la capacidad de relajación muscular, la atención, la memoria e incluso el sueño. <(= he repetido memoria, lo que indica que mi nivel de atención no es igual que fumando. Pero queda chulísimo como ejemplo).

    De repente, al dejar de fumar, todos esos receptores están sin ocupar y el cerebro acusa la falta de esta recompensa porque realmente la nicotina (como la acetilcolina) activa areas cerebrales relacionadas con mecanismos de recompensa.


    ¿QUÉ HACER?


    Me he prometido hacer este artículo breve. Normalmente fumaría una pipa y me enrollaría mucho más. Pero como estoy bajo los efectos de la abstinencia en breve tendré que hacer alguna otra cosa así que quiero terminar esto más rápido. Eso va a ser bueno para el lector medio.

    1) Canalizar esa energía. Hay muchísima energía disponible. Si tu vida está llena de actividad, estupendo. Pero si te pilla en el sedentarismo lo que vas a hacer es comer y comer y comer y comer. Por tanto, el primer asunto es aumentar la actividad física. O sea, hacer cosas físicas: cortar leña, ir al gimnasio, salir a correr, machacarte de mil maneras. Aprovecha, hay mil cosas que puedes quitarte de encima con tu nuevo estado de actividad frenética. No pares.

    2) Meterte algo en la boca. Si, lo que quieras, incluso lo que estás pensando. O sea, comer. Vas a querer comer pero aquí es dónde interviene la parte inteligente. Dejando al margen cosas no comestibles que puedas meterte en la boca, que están bien. Las comestibles deben ser absolutamente bajas en calorías. Esto es crucial si no quieres alcanzar las más altas cimas de la masa. No te puedo dar muchas ideas porque gustos hay de todas clases. Yo, personalmente, mastico cantidades inusuales de manzanas e incluso todo tipo de verduras crudas. Beber agua, infusiones, te, café, está bien. Pero siempre diré: ojo a las calorías. Si bebes cosas azucaradas engordarás seriamente. Aprovecha este momentazo "dejar de fumar" para ensayar estilos de vida más saludables. Masca todo lo que puedas: palitos de regaliz, chicles (¡SIN AZÚCAR!, que luego dirás que no te ha funcionado y has engordado misteriosamente). En resúmen: come, bebe y mastica cada vez que te apetezca pero ten muy claro lo que comes, bebes y masticas. Evita comidas copiosas que ya estás comiendo a lo largo del día.

    3) Nicotina por otras vías. Sí, ya se que mucha gente dice: si quieres dejar de fumar hazlo sin concesiones. Pero la vida puede ser tan flexible como tú quieras. O sea, si tienes que ponerte parches de nicotina, bien ¿cuál es el problema?. Yo ya uso tabaco de otras formas. Por ejemplo, uso tabaco en polvo (rapé) para fumar en sitios en los que no se puede fumar, como en el cine. Así que, en mi experimento de dejar de fumar de la forma habitual, me he permitido usar rapé. El subidón de nicotina es rápido pero poco duradero. O sea, el globo nicotinero es majo pero se diluye también rápidamente. Está bien. Al tercer día o así notas que vas necesitando menos nicotina así que sería el momento de ir graduando a menos la dosis. Sin obsesionarse.


    EN RESUMIDAS CUENTAS

    Si quieres dejar de fumar lo puedes hacer cuando quieras. No es tan malo disponer de tanta energía de repente, solo hay que procurar utilizarla y no con la gente que tienes delante. La mejor motivación para dejar de fumar y para cualquier otra cosa es hacerlo porque te da la gana. Y punto.



    No hay comentarios:

    Publicar un comentario en la entrada

    El Plus

    Conexiones



    El Twitter